La Depreciación De Activos Fijos Recibidos Como Bonificación

Lourdes Calderón
Abogada Tributarista

Mediante informe N° 088-2011-SUNAT/2B0000, la SUNAT ha opinado que, independientemente al título de la adquisición, es decir, gratuito u oneroso, y al margen de que el ingreso originado por una donación sea ingreso afecto o no al Impuesto a la Renta, la depreciación de los bienes del activo fijo recibidos, destinados a la generación de rentas gravadas, es deducible.

En efecto, la Ley del Impuesto a la Renta, establece que son deducibles los gastos necesarios para generar renta y mantener su fuente productora. Es decir, a ingreso gravado, gasto deducible, en aplicación del principio así denominado, de causalidad. Jurídicamente, la opinión de SUNAT es correcta.

Sin embargo, en el caso del Informe materia de análisis, los bienes adquiridos por donación, constituyen una bonificación por compras, es decir, responden a una práctica comercial habitual. En tal sentido, la mención del informe a que independientemente a que la donación sea un ingreso o no para efectos del Impuesto a la Renta, la depreciación es deducible, amerita una mejor evaluación.

De conformidad con lo previsto en el Nuevo Plan Contable Empresarial, las donaciones recibidas, deben registrarse en una cuenta 75, es decir como un ingreso.

Cuando ese ingreso, proviene de actividades en las que el beneficiario actúa comercialmente, es decir, en el devenir de sus actividades empresariales, como es el caso de las bonificaciones recibidas, esa donación, constituye un ingreso gravado con el Impuesto a la Renta, por haberse incrementado su patrimonio.

La relación causal del gasto por depreciación del activo entonces, es con el ingreso por donaciones, y no por el ingreso de las actividades recurrentes de la empresa. Ese ingreso, por lo tanto, “neutraliza” el efecto de la deducción del gasto por depreciación, con lo cual no existe beneficio tributario.

Toda donación entregada a una empresa, es ingreso gravado para el Impuesto a la Renta, únicamente las entregadas a entidades sin fines lucrativos no lo son. Todo activo donado a una empresa, representa un ahorro en el costo de su adquisición y por ende un ingreso afecto, en la medida que estas entidades están creadas para comerciar. La mención a que independientemente a que el ingreso generado por la donación esté gravado o no, es un imposible. Todo ingreso generado por donación de activos a las empresas está gravado. Por ende, los gastos relacionados con ese ingreso, son deducibles.

Si ello es así, el gasto por depreciación se ve esfumado con la contrapartida del ingreso por donación.

A entender bien entonces, que, si el Informe es jurídicamente correcto en cuanto a sus conclusiones, no lo es en cuanto a sus argumentos, lo que no debe confundir al contribuyente el que, en la práctica, no tiene un mayor gasto por deducir.


LC.